Mi loft en Coruscant

Mi loft en Coruscant

miércoles, 21 de julio de 2010

SUMMER TIME

Había venido para cerrar el blog definitivamente, pero al final algo me ha detenido, seguramente el hecho de que cuando cierre, esta vez sí, va a ser la definitiva. Así que lo dejaremos en un in passe veraniego y veremos cómo se presenta el curso que viene.
Ahora mismo, entre la mar de músicas, los calores, el puñetero estudio, y alguna baño esporádico, me temo que no hay tiempo para nada más.
(continuará)

lunes, 7 de junio de 2010

RISAS Y MÁS RISAS.

El viernes me tocó cocinar, se está poniendo de moda. Tan pronto como decido hacer mis famosísimas pizzas empiezan a llegar invitados a casa de T. Muy divertido todo, ahora, eso sí, me tienen como una esclava en la cocina. Después tuve que salir corriendo, que quería hacer unas gestiones pero nada, llegué tarde, así que me dediqué a destrozarme la mano con el futbolín. Menos mal que estaba R. allí dispuesto con la tirita y los alcoholes. El futbolín me va a matar.
El sábado fue día de descanso, que ya está bien, que se note algo que es fin de semana. Así que pelis, palómitas y series. Lo de siempre, vamos.
Y ayer domingo llegaron de sorpresa las risas. Despues de mucho remolonear, me obligó T. a echarnos a la calle, y acabamos en el tempe viendo el chou dominguero y bebiendo mejunjes indescifrables. Y vino mi golpe de suerte, que al pobre T. le cogieron las tranformistícas de conejillo de indias y pasó casi todo el espectáculo en el escenario siendo objeto de todo tipo perrerías. Angelito. Lloré de la risa y todo. Ainsss estos pequeños momentos de felicidad.
Hoy lunes ya, más de lo mismo, un pastosismo en la boca y unos folios que no se pasan solos. Pero que todo mucho mejor, creo.

jueves, 3 de junio de 2010

LOS RATOS FELICES

Todos los martes y jueves, después del coñazo academiquil, me tomo un granizado en el sitio de siempre. Como siempre me atiende C. que primero me pasa el periódico y a los cinco minutos ya estamos partiéndonos de risa por alguna gilipollez que se nos ha ocurrido. Son los buenos ratos, que los hay, parece que no, pero son bastantes.
El lunes fui con T. a ver Ander. La ponían en Centrofama dentro del ciclo de cine lgtb de la Filmoteca. Concurridisimo el cine, me quedé muy sorprendido. La peli muy bien, yo ya la había visto, pero sin subtítulos, por lo que me había perdido gran parte de la trama ya que hablan mucho en euskera. Idioma en el que es imposible pillar algo. Había partes incluso en las que yo creía que estaban discutiendo y resultaron ser las más humorísticas. Mucho del carácter vasco ahí implicito. Me recordó al capítulo de los Simpson en que Lisa se pierde en el barrio ruso y todos le gritan y ella se asusta cuándo solo le están diciendo palabras amables.
El resto del ciclo me parece una mierda. O no hay dinero, o los organizadores tienen una sequía de ideas de lo más apabullante. No creo que vaya a ninguna. Una lástima. Ha habido años que no me he perdido ni una.
Tengo un dedo jodido. Al final ha pasado. Una lesión de futbolín. El viernes estuve casi tres horas jugando. Entre que soy el rey del movimiento de muñeca, que nunca pierdo y que tengo un enganche fenomenal, voy a tener que racionarme el futbolín. No sé si podre. Es otro de los ratos divertidos de la semana.
Mejor me llevo un bote de reflex el próximo día. Ah, la dura vida del deportista de élite.

martes, 25 de mayo de 2010

EJEM... PASABA POR AQUÍ...

El blog fantasma, podemos llamarlo. Las dudas no me dejan ¿cerrarlo o no cerrarlo? ¿dejarlo así, convaleciente, casi muerto? ¿venir de uvas a peras? Al final me parece una falta de respeto para los que aún siguen pasándose por aquí (que los hay) y me inclino por cerrar, pero no me atrevo... han sido muchos años de venir de a este sitio (mucho más al otro, que ternura) a contar penas, alegrías, fiestas locas, reflexiones absurdas y mucha crítica insulsa sobre cines, series, libros y musicones... lo dejaremos estar y simplemente pediré perdón (otra vez) por los vacios temporales, los silencios eternos y por el abandono general... se hace muy dificil escribir con la monotonía instalada en el cortex cerebral...
Con el final del triste invierno parece que estoy un poco más animado. Por fín la playa es visitable y con la llegada del sol hago como las plantas, me pongo fotosintético y se me descontrola la serotonina... todo es de color de rosa y apetece mucho echarse a la calle y bailar como un descontrolado... a ver lo que nos dura.
En este tiempo de abandono no ha pasado mucho. Pasó el SOS y no pude ir, tragedias imponderables me mantuvieron alejado de ese fastuoso festival a pesar de tener que sufrir el cutrecampamento salchichero que les habilitaron a los pobres a escasos metros de mi casa. Todavía sigo alucinado de la cantidad de gente que sigue emborrachandose en minis de plástico a las 10 de la noche a varios kilometros del recinto imagino que después de haberse recorrido varios cientos de kilómetros para estar presente en el festival...
La opo sigue su curso. Despues de atravesar un bache (más bien un pozo profundo) de motivación, parece que al acercarse la fecha maldita de los exámenes vuelvo a estar bastante más centrado. Otra cosa que espero que dure, porque con los millones de personas que nos presentaremos voy a necesitar un milagro laico para llegar a buen puerto... crucemos los dedos y lo que no son los dedos...
Mi vida social ha entrado de lleno en una monotonía similar a la de la puñetera oposición. Haciendo lo mismo. Viendo a la misma gente. Cometiendo los mismos errores. En esta última fase estudiantil voy a echar de menos un hombro dónde llorar y una mano con quien compartir peliculas y tranquilidades... alguien con quien pasar ratos que no sean de fiesta y locura transitoria. Ratos cortitos.
Y ahora ya a esperar a que abran la piscina de casa. Supondrá, imagino, un gran desahogo. Ya veremos....

martes, 4 de mayo de 2010

sábado, 1 de mayo de 2010

LA RUINA DEL JUGADOR

"... todo en el mundo ocurre por rachas. Es un fenómeno real y encuentras pruebas de ello en todas partes: en la meteorología, las inundaciones fluviales, el béisbol, los ritmos cardíacos, el mercado de valores. Si una cosa va mal, tiende a seguir mal. Eso se refleja en el dicho popular que afirma que las desgracias nunca vienen solas. La teoría de la complejidad revela que el dicho popular es acertado. Las desgracias se agrupan. Las cosas siempre van de mal en peor. Ese es el mundo real."