Mi loft en Coruscant

Mi loft en Coruscant

miércoles, 25 de febrero de 2009

LA JUSTICIA DEL PUEBLO

Estamos de moda. Somos un lobby poderosísimo. Qué más queremos. ¿Qué más queremos reivindicar?
En 2006 un tal Jacobo Piñeiro estaba de fiesta. Conoció a dos muchachos en un bar y éstos le invitaron a casa a lo que Jacobo respondió encantado. Cuándo Jacobo se dió cuenta de que los dos muchachos eran gays sólo hizo lo único que le queda a un hombre, esto es, pegarles 57 puñaladas, meterlos en una habitación y pegarle fuego a la vivienda. No fuera a ser que lo violaran.
Todo eso son hechos probados en el juicio. Hechos probados significa que no son discutibles por parte del jurado y que tienen que sentenciar de acuerdo a ellos. Pues bien el jurado ha absuelto a Jacobo porque considera que actuó en defensa propia. Algunos miembros del jurado se taparon la cara mientras se hacia lectura del veredicto. ¿Defensa propia?
57 puñaladas y ocultación del crimen.
¿Alguien cree que la sentencia hubiera sido la misma si en vez de dos gays, las víctimas hubieran sido dos chicas jóvenes?

2 comentarios:

mogkumo dijo...

Los misterios insondables de la justicia.. si ya hay jurado popular, para qué queremos más

tortadeaceite dijo...

Lo de los jurados populares es una vergüenza. Lo de la justicia es una vergüenza.